La corresponsabilidad es fundamental a la hora de reportar emergencias al 9-1-1 

Quito, 14 enero de 2021 

Por la inmediatez de la Internet y las redes sociales, la difusión de los rumores, la desinformación e imágenes que corresponden a eventos pasados o descontextualizados se comparten a gran velocidad. Por ejemplo, el 13 de enero circuló una publicación que hacía referencia a una aparente emergencia en la av. Simón Bolívar y se difundió de forma masiva a través de diferentes plataformas digitales. Sin embargo, una vez que ingresó la alerta al 9-1-1, los organismos de primera respuesta realizaron el procedimiento correspondiente y personal de Policía Nacional logró ubicar al conductor del vehículo. El ciudadano mencionó que, en la mañana, recogió a tres personas y las movilizó en el taxi hasta su lugar de destino sin ninguna novedad. Al finalizar las acciones, el ciudadano se mostró abierto a colaborar con información complementaria relacionada con este hecho.     

Con relación a este tema, al 9-1-1 se recibieron 12 llamadas, de las que siete fueron para realizar consultas y no brindaron información adicional lo que genera que se congestione la central telefónica, se produzca pérdida de tiempo, de recursos económicos, humanos, equipamiento e infraestructura; además, se limita el accionar operativo del ECU 911 y de las instituciones operativas.    

La responsabilidad compartida es indispensable y desde el Centro Zonal 2 – 9 recordamos a la ciudadanía la importancia de contrastar la información con fuentes oficiales o verificar el hecho antes de reportarlo como una emergencia. Por ello, tenemos activa una campaña comunicacional denominada #CorresponsabilidadDigital para crear hábitos de verificación de la información al acudir a fuentes o voceros oficiales para evitar confundir y generar pánico.  

Para el Servicio Integrado de Seguridad ECU 911, la corresponsabilidad ciudadana constituye un elemento vital para coordinar la atención necesaria junto a los organismos de primera respuesta.   

Por ello, desde el Centro Zonal con jurisdicción en Pichincha, Napo y Orellana se recuerda a la ciudadanía que al momento de reportar una emergencia se debe identificar el hecho, ya sea este, un incendio, un accidente de tránsito, un deslizamiento de tierra o cualquier otro tipo de incidentes que perturben el normal funcionamiento de la comunidad o sociedad con afectación a las personas, la salud, los bienes o al medio ambiente. Además, se debe tener claro el lugar donde se suscita, para que las unidades de primera respuesta puedan llegar rápidamente, por ello, se debe conocer la dirección exacta.   

Además, el alertante deberá proporcionar su nombre y número contacto al evaluador y le devolverán la llamada en el caso de ser necesario. Es importante no colgar la llamada hasta que el personal del ECU 911 la dé por finalizada y mantenerse en el lugar hasta el arribo de las unidades asistenciales.   

Una vez que se realizó la llamada al ECU 911, es de vital importancia mantener la calma, tomar las medidas de seguridad y en lo posible brindar la siguiente ayuda:  

  • Asegurar el lugar de emergencia.  
  • Despejar a los curiosos del lugar de emergencia.  
  • Despejar las vías de acceso para las unidades de los servicios de emergencias.  
  • Estabilizar a los heridos y brindar los primeros auxilios básicos necesarios con el soporte telefónico.  
  • Estabilizar o minimizar la situación o elementos de riesgo de la emergencia.  

Se recuerda que no se debe llamar al 9-1-1 para realizar bromas o informar sobre avisos falsos de incidentes; ya que la vida de las personas que están en una situación de emergencia se encuentra en riesgo y necesitan asistencia oportuna. 

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *