Emergencias reportadas por niños al 9-1-1 se han incrementado en 1% en 2022

Quito, 31 de mayo de 2022

Los pequeños del hogar se han convertido en verdaderos héroes al momento de presentarse una emergencia, tal es así que en lo que va del 2022, es decir, del 1 de enero hasta finales de mayo, se ha recibido un total de 679 llamadas al 9-1-1 por alertas emitidas por niños a escala nacional. Esta cifra se incrementó en 1% versus el año anterior en el que se registró 669 llamadas.

Este tipo de emergencias, durante el 2021, sumaron 2.224 alertas, mientras que la provincia donde se presentó el mayor número de casos de este tipo fue Guayas con el 53%, lo que representa un total de 1.181 reportes.

Los niños deben saber que al realizar una llamada al 9-1-1 se les formulará las siguientes preguntas: cuál es la emergencia, la dirección y una referencia del lugar, así como su nombre, por ello, es importante que las personas adultas enseñen a los menores sobre cómo reportar correctamente una emergencia y de este modo poder salvar vidas.

CASOS REPORTADOS POR NIÑOS

Entre los miles de casos registrados por alertas reportadas a la central de emergencias, se destacan varios que ocurrieron en Quito, Loja y Esmeraldas, ciudades donde niños y niñas de entre 7 y 10 años fueron capaces de colaborar eficazmente con los evaluadores del ECU 911 que recibieron las llamadas a fin de coordinar la atención de las distintas alertas.

Uno de los eventos más relevantes fue el suscitado en Quito, precisamente en la en la av. Juan Camacaro y Enrique Garcés, sur de la capital, desde donde una niña reportó a través del 9-1-1 que su padre sufría de una afectación respiratoria. “Mi papá no reacciona, no está respirando” señalaba la pequeña alertante durante la llamada y fue así como se pudo coordinar con las instituciones articuladas para brindarle una atención inmediata a su familiar.

Un hecho similar ocurrió en la ciudadela Ballesteros en Esmeraldas; ahí, un niño llamó al 9-1-1 para reportar que su abuelo estaba sufriendo un infarto, por lo que se brindó la respectiva atención sanitaria con personal de salud. En los audios de la comunicación que permanece en el archivo digital de la central de emergencias se puede evidenciar la seguridad con la que los niños actúan en este tipo de situaciones.

La mayoría de los casos presentados, tienen relación con familiares o personas que viven con el menor; así ocurrió con una emergencia suscitada en San Pedro de Bellavista, en la av. Paraguay y Argentina, Loja. En esa ciudad, ‘Luis ‘ (nombre protegido) solicitó ayuda urgente ya que su hermana de tres años presentaba problemas de salud y así lo informó a la evaluadora que atendió la emergencia: “mi ñaña está asustada y cuando está asustada siempre vomita”, indicó el menor que se encontraba solo con ella en casa.

Al mismo tiempo que se despachaba la ambulancia para atender a la niña, la evaluadora de llamadas, con mucha paciencia, daba indicaciones a Luis: “ponle a tu ñañita en un sitio seguro, sentadita, por si ella está vomitando para que vomite en el suelo, no importa que ella ensucie el suelo…” Así también, desde el Centro Local ECU 911 Loja se tomó contacto con la madre de los menores para que regrese a la brevedad posible a su domicilio.

Estos y otros reportes al 9-1-1 responden, en muchos casos, a la constante gestión de los colaboradores de la institución, así como las continuas acciones de vinculación con la comunidad que durante el 2022 han sumado 456 encuentros destinados a que los niños, niñas y adolescentes aprendan cómo reportar incidentes de manera adecuada.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *