965 emergencias y delitos se han evitado en Pichincha, Napo y Orellana gracias a las cámaras del ECU 911

Quito, 29 de julio de 2021

En las centrales del servicio integrado a escala nacional hay dos espacios fundamentales para la atención de las alertas ciudadanas. El uno es la Sala de Operaciones (el corazón de las emergencias y donde se reciben las llamadas) y el otro es la Sala de Videovigilancia, donde 914 servidores del ECU 911 e instituciones articuladas las 24 horas de todos los días, en turnos rotativos, monitorean las cámaras que —del 1 de junio al 25 de julio de 2021— han colaborado para evitar 965 incidentes en Pichincha, Napo y Orellana.

Las grabaciones de los dispositivos —así como audios o datos, dependiendo de cada hecho— se utilizan como elementos probatorios y se presentan en los procesos judiciales relacionados con actos de flagrancia. En este tiempo, se han recibido 858 solicitudes a través del Sistema Automatizado de Entrega de Información a la Función Judicial (SAEIFJ) y oficios físicos, que se han respondido oportunamente desde el ECU 911 para colaborar con los entes encargados de impartir justicia. Se usan estos protocolos para preservar la confidencialidad y garantizar la cadena de custodia de estos insumos.

El ingeniero Óscar Gabela, Coordinador Zonal del ECU 911 Quito, indicó que “en el Centro Zonal 2 – 9 con jurisdicción en Pichincha, Napo y Orellana las cámaras de videovigilancia tienen como objetivo prevenir o anticipar incidentes gracias a la acción de nuestros evaluadores. La rápida respuesta de las unidades de seguridad en territorio hace que se prevengan los delitos en el espacio público monitoreado. Es así que desde el 1 de junio hasta el 25 de julio de 2021, es decir en 55 días, se han evitado 965 delitos y emergencias”. 

Este casi millar de eventos se han prevenido gracias al monitoreo visual y la rápida respuesta de las unidades de seguridad y control en el lugar de los hechos. En las salas de videovigilancia del país laboran 467 funcionarios del ECU 911 y 447 miembros de las instituciones articuladas. A escala nacional, hay 6.500 cámaras instaladas y operativas, que permiten visualizar imágenes sobre incidentes en tiempo real y gestionar acciones preventivas.  

 

 

HECHOS CAPTADOS POR EL ECU 911

En el barrio Forestal Alta, en las calles Juan Vizuete y S-7, se visualizó a dos hombres en actitud poco usual, quienes merodeaban la zona en busca de potenciales víctimas para cometer un acto ilícito. Una vez que ubicaron a su objetivo, se acercaron cautelosamente a una pareja y entonces uno de los sospechosos los amedrentó y entre forcejeos aparentemente efectuó el robo de varias pertenencias, luego emprendió veloz carrera junto a su acompañante e intentaron huir subiéndose a un bus.

Enseguida se activaron varias unidades policiales. El autobús pudo avanzar pocos metros cuando fue detenido por los agentes, quienes subieron al automotor y apresaron a los presuntos antisociales, quienes fueron detenidos y puestos a órdenes de las autoridades competentes. A los afectados se les informó sobre el procedimiento a seguir en estos casos.

Otro suceso se registró en las calles Juan Cueva y Hermandad Ferroviaria, en el sur de Quito. Durante la madrugada, una persona se encontraba cerca de un vehículo y aparentemente intentaba abrirlo vulnerando las seguridades del automotor. Desde la sala de videovigilancia, al detectar esta situación, se coordinó de forma oportuna la movilización de personal policial, que llegó y aplicó los procedimientos establecidos. Gracias a la alerta visual y las acciones de los agentes, se evitó el perjuicio a un bien privado.

También otro hecho se suscitó en el barrio El Ejido, en las avenidas 12 de Octubre y Tarqui, se visualizó con los dispositivos a un ciudadano con buzo y pantalones blancos, quien presuntamente estaba consumiendo sustancias sujetas a fiscalización y mostraba una actitud sospechosa. La persona —al darse cuenta de que estaba siendo monitoreada— se alejó del sitio corriendo y escondió un objeto en una estructura del parque, luego quiso huir, aparentando que no sucedía nada, pero fue interceptado por un efectivo policial, que detuvo su intento de escape.

Los agentes, informados de la novedad desde la sala de cámaras del ECU 911, se acercaron al escondite, ejecutaron una minuciosa búsqueda y encontraron un revólver y municiones. Posteriormente aprehendieron al sospechoso por tenencia ilegal de arma de fuego y cartuchos sin percutar, al no poder justificar la procedencia fue trasladado hasta la Unidad de Flagrancia y puesto a órdenes de las autoridades competentes para los trámites respectivos en estos casos.

Estas capturas de imágenes captadas por la plataforma del ECU 911 se denominan T1 y se constituyen en un insumo de videovigilancia que tiene el objetivo de prevenir o anticiparse a incidentes graves y evitar hechos delictivos y emergencias gracias a la efectiva alerta visual y la oportuna movilización de las unidades de seguridad, control y auxilio.

El contingente humano, tecnológico y logístico del sistema integrado y de los organismos articulados está al servicio de la ciudadanía de manera ininterrumpida.  

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *