En 4% disminuyó el uso inadecuado del 9-1-1 en primer cuatrimestre de 2019

El Servicio Integrado de Seguridad ECU 911, como parte de su política de puertas abiertas, fomenta el uso responsable del 9-1-1. Vinculación con la comunidad, recorridos  guiados, visitas a instituciones, campañas en redes sociales, ferias y entrega de material informativo forman parte de las acciones que han permitido que en el primer cuatrimestre de 2019 las llamadas por uso inadecuado se reduzcan un 4% en comparación con el mismo período de 2018.

De las 1.728.725 llamadas que en el primer cuatrimestre de 2018 hicieron uso inadecuado del servicio se logró reducir a 1.656.968 en los primeros cuatro meses de 2019  (71.757 reportes menos) gracias a actividades que permiten que la ciudadanía experimente —de forma vivencial— la gestión de emergencias para comprender la magnitud de realizar una llamada falsa que puede significar no salvar una vida. En las campañas de concienciación se usan audios de llamadas al 9-1-1, que permiten evidenciar el uso indebido que algunas personas hacen del servicio y asimismo sirven para sensibilizar a la población.

En lo que va de 2019, 42.775 ciudadanos a escala nacional han participado en actividades de vinculación con la comunidad. En el país el ECU 911 ha realizado 754 activaciones, entre las que se cuentan visitas a los colegios Andino, Manuela Cañizares y la escuela Heredia Bustamante en Quito; liceo Los Delfines y César Borja Lavayen en Guayaquil; unidad Bernardo Valdivieso en Loja; Juan Bautista Aguirre de Puerto Bolívar y Unidad Educativa Javier en Machala; plantel Augusta Ugalde en Portoviejo, grupos de docentes en Galápagos; entre otros

Se incluyen también los recorridos de grupos de la Universidad de las Américas, Universidad Central del Ecuador, Universidad de Cuenca, Universidad Nacional de Loja y las ferias ciudadanas en la Arcadia, Aloasí, Quitumbe, Pedro Moncayo, en el Tena, en Ricaurte, en Santiago. El acercamiento y la comunicación directa con la sociedad permiten conocer las experiencias ciudadanas y favorecen la prestación de un servicio de calidad en cada una de sus etapas.

Es necesario recordar a la ciudadanía que el uso inadecuado del
9-1-1 dificulta la atención de eventos reales, deriva en desperdicio de tiempo, recursos económicos, humanos, equipamiento e infraestructura que son necesarios para la atención de situaciones de emergencia reales,  limita el accionar operativo e incluso conlleva sanciones.

RECOMENDACIONES

  • No llamar de forma innecesaria al 9-1-1, no es un juego ni sirve para hacer burlas.
  • Bloquear el dispositivo celular para evitar marcaciones accidentales.
  • No permitir que los pequeños del hogar jueguen con el celular.
  • Al reportar una emergencia es necesario proporcionar información detallada sobre el sitio y la naturaleza del hecho.
  • Dialogar en casa sobre el buen uso que los niños deben hacer del 9-1-1.
  • Informarse sobre cualquier duda o requerimiento a través de las fuentes oficiales.

Con estas actividades, el ECU 911 impulsa la corresponsabilidad ciudadana para que la población se involucre activamente en la construcción de una cultura integral de seguridad que ayude a reducir a cero el mal uso de la línea única. El 9-1-1 es solo para emergencias.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *